Mailyn Machado: ·Los años del participacionismo / Open Studio II·

Si hace un par de semanas los dejábamos con un adelanto de El circuito del arte cubano. Open Studio I, aquí les va su continuación, Los años del participacionismo. Open Studio II. Libro que según su contraportada, abarca “desde 1986, año de la fundación del grupo Artecalle, hasta 1991, con el éxodo y segregación política del movimiento, conviven aquí en un relato común extractos de blogs, comentarios de sus lectores y archivos alojados en la web desde los que ya ha comenzado a emerger una narración plural.” Enjoyyyyyyyyyyyyyyyyyt 😉

Jesús Jambrina: ·Yonny Ibáñez, autenticidad en la pintura·

Cuando en 1987 conocí a Yonny Ibáñez en la tertulia del también pintor Luis Barés Coronado —otro siquitrillado como él— en la barriada de La Víbora, ya era un mito en la farándula habanera, al menos la que se movía fuera de los circuitos oficiales y oficiosos de la cultura. Yonny asistía a casa de Barés desde su quinta en La Palma, con las carpetas de obras bajo el brazo, y allí, cuando llegaba su turno, las exponía al público, mayoritariamente joven, que asistía. Para seguir leyendo…

Fonógrafo: ·Interviú a Paquito D’Rivera·

Aprovechando que el gran Paquito D’Rivera está de cumpleaños, aquí les va esta pequeña interviú aparecida recientemente y uno de sus clásicos: Las margaritas (live, en Londres). Una de las cosas grandes-grandes de verdad de la música cubana. Gocennnn 😉

NDDV: ·Cargaré con la cruz del compañero·

Éramos iguales. Mi padre, el militante, había luchado —sin saberlo, desgraciadamente— por este igualitarismo. ¡Menuda sorpresa! Ahora estábamos todos presos: mi padre, él y yo. Fumábamos Vegueros. Yo llevaba un overol amarillo, y el compañero que me atendía, igual que mi padre, un uniforme verdeolivo profusamente almidonado. Mucho después de que yo saliera de sus sótanos y continuara mi rumbo por cárceles y vivaques, él tendría que regresar a su celda, cada día. Para seguir leyendo…

ElConfidencial: ·Cómo manipula Cuba sus estadísticas de salud·

Otra forma de manipular la mortalidad infantil es forzar a las mujeres con embarazos de riesgo a abortar. Si los fetos con mayores problemas de viabilidad no llegan a nacer, entonces la mortalidad infantil se reduce. Nuevamente, los facultativos cubanos tienen incentivos —y autoridad— para practicar abortos no consentidos por las gestantes; no en vano, Cuba es uno de los países con mayor preponderancia del aborto: se practican 72,8 abortos por cada 100 nacimientos (en contraste, en EEUU 18,8, y en Suecia, 33,1). Para seguir leyendo…

FreeCinema: ·A portrait of Teresa / Geandy Pavón·

Aquí los dejo con este excelente ‘portrait’ -hecho por Geandy Pavón– al mundo de una mujer que tiene una úlcera en el pie y vive encerrada en su apartamento de New Jersey. Palomas, televisión, objetos… forman parte de ese Adentro que muestra la película. Enjoyyyyyyyyt 😉

Janet Batet: ·Carlos Alfonzo: el rincón de la eternidad·

En 1990, la prestigiosa revista ARTnews incluye a Carlos Alfonzo como uno de los diez artistas a seguir en la década. Unos meses más tarde, el portentoso artista, cuyo vasto y personalísimo universo mítico deviene eco y exorcismo a un tiempo del atribulado mundo interior, fallece en Miami a causa de complicaciones asociadas al virus del Sida. Para seguir leyendo…

Haroldo Dilla: ·Ravsberg y el consejo de Niemoller·

Lo que realmente preocupa a los contertulios de Silvio Rodríguez es la coyuntura: el ascenso formal al frente del estado de Díaz Canel, y la manera como los sectores más conservadores (conservadores es en este caso una expresión piadosa) lo están acompañando. Y obviamente, la frustración de los críticos consentidos por no ser tomados en cuenta. Pues en última instancia una cualidad distintiva de todas estas personas es el deseo de ser incorporados a las toma de decisiones. Y para ello se arman de un discurso esclerótico frecuente en las páginas que usan: “unidad revolucionaria”, “unidad antimperialista”, “la transición socialista” (aunque sea vapuleada) o simplemente el enigmático “proyecto” que ya nadie imagina que cosa es y al que los cubanos deben ser fieles. Para seguir leyendo…

Rafael Rojas: ·La polis literaria·

Para quienes vivíamos en La Habana a mediados de los 80 fue, primero, una sorpresa y luego algo rutinario, leer crónicas de Gabriel García Márquez en Juventud Rebelde y ver al escritor, junto a los gobernantes del país, en cuanto acto público tuviese lugar. Todas las novelas del Nobel colombiano estaban a la venta en librerías y los lanzamientos de algunas de ellas, como El amor en los tiempos del cólera (1985), eran ceremonias de Estado, a las que asistían vicepresidentes, ministros y embajadores. Algo rutinario que, sin embargo, no dejaba de ser extraño si se recuerda que buena parte de la literatura latinoamericana dé entonces era inaccesible o estaba vetada en la isla y que los propios escritores cubanos de mayor reconocimiento oficial (Alejo Carpentier o Nicolás Guillén, por ejemplo), jamás llegaron a tener una relación tan íntima con el poder. Para seguir leyendo…

Carlos Espinosa: ·Interviú a Abel González Melo·

Abel González Melo es el protagonista de la dramaturgia cubana actual. En esta entrevista habla de las razones que lo llevaron a escribir para la escena, de sus experiencias al ser leído por otros directores y de sus proyectos inmediatos. Para seguir leyendo…

HTimes: ·La corrupción en Cuba·

Por otro lado, la inmensa mayoría de los obreros cubanos, (tal vez sea el 99,9%), roba algo en su trabajo para completar su salario, que es insuficiente hasta en el mejor de los casos. Cuando no hay algo tangible de valor se roban el tiempo y con él se resuelve algún problema que ahorra dinero o se hace un negocito alternativo. Y para completar está también el “sociolismo” y el tráfico de influencias, que se trasmite en beneficios. Para seguir leyendo…

Elvia Rosa Castro: ·Preguntas sin respuestas. Entrevistas a algunos artistas de origen cubano·

Editando el libro de la colección de Axana Álvarez y Orlando Justo, cubanos de mi edad residentes en New York, se nos ocurrió la idea de entrevistar a algunos artistas cuyas obras pertenecen a su compilación. Fue así que en uno de esos raptos febriles escribí estas preguntas que sólo Ernesto Oroza y Flavio Garciandía respondieron. Nadie se negó a responder, pero el hecho tajante es que no hubo respuestas. Para seguir leyendo…

León Félix Batista: ·El caudal de José Kozer·

En Kozer el poema deja de ser sistema y tampoco funciona como historia (la que es siempre relatada a ras del margen), lo que impulsa a pensar en el triunfo del caos más que en lo opuesto. Su base es el continuo cuestionamiento de las formas, pese al hecho inédito y extremo de un verso que se desarrolla en páginas y páginas y a las cordilleras de declaraciones que se imbrican obsesivas sobre el sujeto-objeto del poema, curiosamente sin agotarlo ni llegar a precisarlo. Para seguir leyendo…

Marlene Azor: ·La «nueva» Constitución nace muerta·

La ciudadanía ni sabe, ni está interesada de qué va el asunto. Sabe de antemano por experiencia, que sus intereses no estarán en esa “nueva” Constitución que al igual que la actual no le ha mejorado la vida en decenios, sino más bien lo contrario. Si alguien tiene duda con mi dictamen, puede revisar los documentos rectores del partido para que constaten la precariedad del bajo nivel y cómo no conducen a ninguna parte. Eso sí, todo esto es muy soviético “autóctono” y tiene la magnífica “originalidad” de las aguas albañales. Dos valores que el PCC se ufana en tener. Para seguir leyendo…

Néstor E. Rodríguez: ·Interviú a Antonio José Ponte·

“Para mí hay dos trampas en pensar Cuba en la actualidad. Una de ellas es geográfica. Esa trampa asume que el país termina en las fronteras de la isla y que el cubano que se va deja de ser cubano. Por supuesto, existen gradaciones en el tratamiento de este punto. Está quien sostiene que el que se va pierde toda cubanía. Otros piensan que el que parte pierde algo de esa identidad. De cualquier manera hay una desconfianza en la condición nacional (…). Existe otra muy sostenida en el exilio, por cierto, que consiste en pensar que Cuba termina en 1959 y que lo que vivimos a partir de entonces es un limbo entre el final del capitalismo cubano y el capitalismo que vuelve después de un largo paréntesis. Yo me opongo a las dos…” Para seguir leyendo…