Antonio José Ponte: ·De la huelga de hambre como performance·

Una tarde habanera de mayo de 1990, un joven llega a una exposición colectiva, abre un ejemplar de Granma, órgano oficial del Partido Comunista, rasga un círculo en el centro, dispone el periódico sobre el piso y defeca sobre él ante los asistentes. Cada domingo, desde hace doce años, un grupo de mujeres vestidas de blanco y con flores en las manos recorre las calles de La Habana exigiendo la liberación de presos políticos. El joven es el artista Ángel Delgado. Las mujeres, las opositoras Damas de Blanco. Por relacionar al Partido con la mierda, a él le correspondió una condena de seis meses de cárcel. Cada fin de semana ellas son violentadas y detenidas. Ángel Delgado y las Damas de Blanco aparecen en las páginas de este libro de Coco Fusco ganador del Absolut Art Award. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s