Gilberto Padilla Cárdenas: ·La metamorfosis·

A lo mejor es solo paranoia, pero los circuitos del arte contemporáneo rebosan hace tiempo de una impunidad tan idiota como fatal. En primer lugar, seducen al artista a adorarse a sí mismo; redundan en la teología privada. En segundo lugar, las galerías, que tenían como finalidad inconsciente servir de laboratorios de experimentación, zonas para poner a prueba saberes, técnicas, disciplinas y comportamientos, se han convertido en peceras. (Nadie culpará a quien diga que la curaduría ha seguido los pasos de la acuariofilia.) Hay excepciones, claro, pero esa es otra historia. Y, en tercer lugar, porque son el hábitat preferido de las señoras de pelo lila. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s