Héctor Antón: ·Veneno sano·

20141139216_3

El choteo como alimento de la robotización mundana permite a Žižek evocar un chiste de principios de años sesenta, que trasmite la paradoja de las creencias que se dan por supuestas. Después de que Yuri Gagarin, el primer cosmonauta, concretara su viaje al espacio, fue recibido por Nikita Kruschev, secretario general del Partido Comunista, a quien le dijo a solas: “¿Sabe, camarada, allá arriba, en el espacio, vi el cielo, con Dios y los ángeles? ¡El cristianismo tenía razón!”. Kruschev le responde en un susurro: “¡Lo sé, lo sé, pero no diga nada, no se lo cuente a nadie!”. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s