Ahmel Echevarría: ·Una ronda de fantasmas·

brug950a

Si un hombre es, en esencia, todos los hombres, entonces Svetlana Alexiévich, apelando a su archivo, a su olfato de vieja periodista, podría ejecutar una criba en cada testimonio. Pero todos los hombres no pueden ser resumidos en un único hombre. Hablamos de la singularidad al interior de la masa. Porque la virtud de un hombre no es la de todos los hombres, tampoco la traición que pueda cometer. Por lo tanto, su olfato de escritora le permitiría trabajar con cada relato, las fuentes, las maneras de cada individuo, las emociones vividas en el instante de la entrevista, para otorgarle a cada una el justo lugar en la dramaturgia de estos libros, denominados por la Nobel “novelas de voces”. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s