Henry Eric Hernández: ·La perversidad de la idolatría·

soy_cuba_04

‘Soy Cuba’ fue en su día un ídolo que aspiró a recobrar la armonía perdida entre La Habana y Moscú a causa del desenlace de la Crisis de los Misiles, para entre otras cuestiones, garantizar al gobierno cubano la consolidación de su manutenencia económica y militar, así como al Bloque Comunista un enclave comunista en el atlántico, inspirador del antinorteamericanismo internacional. Por ello, la censura de Soy Cuba, suave y políticamente necesaria fue motivo suficiente para que tanto la burocracia cultural cubana como sus huéspedes peregrinos se cebaran disponiendo a su alrededor un paquete de immagini infamantiesas que desfiguran la honra de lo designado y juzgado como poco fiable, infiel o enemigo. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s