Gilberto Padilla Cárdenas: ·El innombrable·

fidel-donando-sangre-para-peru

Ahora, que Fidel ha muerto, sería interesante contar las novelas que se refirieron a él en la Isla, que lo tomaron como figura, que lo intentaron descifrar. Por supuesto, hay unas pocas, pero incluso en las mejores —Días de entrenamiento, de Ahmel Echevarría, por ejemplo— el gobernante aparece como una figura incidental, una especie de doble (“viejo de fierro”, es el eufemismo que usa Ahmel), casi nunca como el centro del relato. Porque Fidel es a la literatura nacional lo que Voldemort a Harry Potter: El-Que-No-Debe-Ser-Nombrado. Su estética es la del tabú. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s