Héctor Antón: ·Siberia tropical·

Como en Cuba todo orden es un desorden, la peripecia se redujo a burlar la puerta trasera “vigilada” por especialistas de la galería, los primeros en reírse de la imprevista selección de invitados. ¡Qué importaba si René Francisco nos expulsaba de su pirotecnia objetual por cuestionarlo! Galería Habana era un recinto del Estado; había que estar allí para luego notificar el despotismo institucionalizado que habíamos padecido. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s