Guadalupe Silva: ·Exilio y escritura en Gustavo Pérez Firmat·

Definirse como exiliado supone entonces tomar partido respecto de esa nación perdida. La cuestión no es simplemente estar afuera o adentro, o quién decide las condiciones de entrada y permanencia en el país, sino qué proyecto de nación se ha perdido o ganado, o se quiere recuperar. Para muchos exiliados la verdadera patria ha quedado suspendida en el tiempo como un sueño traicionado, mientras que para quienes apoyaron la gesta de 1959 la traición está del otro lado, en quienes desertaron de aquel proyecto enarbolado por la Revolución. Todos los símbolos patrios entran en esta disputa, incluida la figura del exilio. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s