NDDV: ·‘Nadie’, o la tiranía del espectáculo·

El tono funerario del filme apuntaba, originalmente, a la desaparición física del protagonista –el último hombre– en un tiempo futuro que, irremediablemente, quedaba en la dirección del koniec. Sin embargo, en medio de la filmación, Fidel Castro salta del espejo y cae a los pies de Alcides. El documental está obligado entonces a interrumpirse, a acoger al tirano, a reconocer su victoria –esta vez sobre la muerte–, a conmemorar su inagotable capacidad espectacular. Vemos la carroza fúnebre, los palafreneros y las ofrendas florales ajenas: Fidel es el último mogul, el guionista en Jefe y el productor ejecutivo de Nadie. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s