Juan Carlos Castillón: ·A propósito de Boarding Home·

Guillermo Rosales fue apartado por su propia familia de la vista pública y aparcado en un boarding home. Perseguido en Cuba, maltratado allí en hospitales psiquiátricos a los que no siempre se entraba loco y de los que rara vez se salía cuerdo, fue un perdedor crónico también en los Estados Unidos. Desterrado, esto es un hombre sin tierra, y lo que es peor sin tierras ni propiedades, su libro y su vida son el retrato de un Miami incómodo que no aparecera ni en Gata salvaje ni en CSI-Miami, pero tampoco, eso es más grave, en el autorretrato de familia cubanoamericano. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s