Ahmel Echevarría: ·Botar la gorda·

El delirio y la cándida lucidez colocan a Nicanor en perspectiva, aunque la solución de su dilema sea una necedad, puro absurdo en clave de humor. En el caso de Dominó, en esa nueva realidad de Cuba quien ordena es el comprador. Así lo piensa O´Donnell. Todo el país con la gente dentro estaría a merced del nuevo dueño. Porque, de tener Cuba un dueño, ¿qué valor tendría entonces el Gobierno? Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s