Gerardo Muñoz: ·Diálogos con el Ogro Estético·

En vez de potenciar la energía desde el excremento, Manzoni halla en éste el ultimo estrago del arte, el ultimo espacio donde el arte puede evitar antes de desaparecer. Mas allá del obvio giro irónico que presenta la obra, creo que el excremento es un comentario sobre la fragmentación ontológica, o lo que Jacques Derrida llamó la ‘trace’, una descentralización total del sujeto en la huella de la no-presencia. El excremento, además de hacer burla al mercado como institución que arruina y “excrementa” el arte, en estas latas ubicamos también al artista. Y su firma es prueba de legitimidad en la circulación artística. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s