Rafael Rojas: ·El sí y el no al psicoanálisis en Cuba·

La asimilación de Freud por Lezama y otros escritores de su generación es tardía, a partir de los años 50, como prueba la presencia del fundador del psicoanálisis en Paradiso (1966), su gran novela. Aquí Lezama menciona a Freud varias veces: unas, reproduciendo estereotipos como el de que para el pensador vienés la sexualidad únicamente estaba relacionada con el falo, el ano, la boca y la vulva, pero otras, involucrándolo creativamente en su interpretación de la androginia. Pero la mayor audacia de Lezama consistió en citar con naturalidad a Freud en los años 70, en medio de la sovietización de la cultura cubana, como cuando afirmaba que las “grandes figuras del siglo XX” actuaron por fuera de las “cátedras universitarias”, como Freud y Einstein. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s