Carlos Espinosa: ·Memorias dibujadas·

En Adiós mi Habana, Veltfort logra un adecuado equilibrio entre imagen y palabra. Pienso que esto se debe a que en este caso no hay un baile a dos, pues dibujante y guionista corresponden a la misma persona, y esta además cuenta una historia autobiográfica. La literatura no fagocita así a lo visual, sino que lo apoya y complementa. La autora emplea además una técnica narrativa que se estructura en dos niveles: los textos de respaldo y los diálogos propiamente dichos. De igual modo, el trabajo plástico no busca prevalecer mediante el aspecto formal, lo cual permite algo tan esencial como lo es el que la fuerza de la historia no se diluya. Enjoyyyyyyt 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s