Rosa Ileana Boudet: ·Connie no dijo adiós·

El libro tiene para todos, incluso para lectoras como yo a quien resulta difícil creer que una empecinada cederista tuviese influencia para hacer lo que Romelia para “salvar a su hija” de lo que, en el momento junto a hippies, desviados y enfermitos, eran lacras sociales. Un Alma Mater de mi época dio la bienvenida al cierre de los cabaretuchos cuando la Ofensiva Revolucionaria. Hay interesados por la lectura sesgada y comparan el libro con La vida de los otros, pero la autora es la primera en colocarse en la mirilla cuando defiende en los setenta una tesis sobre el montaje en Eisenstein como “forma sofisticada del realismo socialista”, rodeada de reconocidos intelectuales e históricos comunistas. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s