Ramón Chao: ·Así se fue Severo Sarduy·

Había contraído Severo la costumbre peligrosa, arriesgada y sin duda excitante, de frecuentar los retretes de la estación del Norte, situarse como a punto de orinar (el sexo en la mano) y aguardar  a que algún individuo se le pusiera al lado. Era conocido en todo París este lugar de citas, y desaconsejable por la cantidad de virus, bacterias o microbios que allí se atrapaban. A Ramón lo invitaba siempre que lo veía, y este le advertía de que iba a coger por lo menos el sida. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s