Ernesto Santana: ·La fiesta del kitsch político·

Como el difunto, sus herederos tienden a abusar del ridículo y del absurdo, pero aguardemos que no caigan en una manía neolítica de plantar piedras funerarias compulsivamente. Serían tristes caricaturas de los monolitos erigidos por una inteligencia extraterrestre en el filme 2001, una odisea espacial. ¿Qué ocurrirá, además, cuando la Gran Gorra tenga su encuentro cercano con el Gran Monolito? Esperemos que los genios del kitsch político castrista no nos deparen en estos días mayores estridencias. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s