Ernesto Menéndez-Conde: ·La ninfa y el negro·

Intentaré mostrar cómo el pensamiento de Arango oscila entre la tentativa por modernizar la colonia y el esfuerzo por contener una revolución antiesclavista y democrática. Por lo primero, como sostiene Moreno Fraginals, Arango está a la altura de los economistas más avanzados de su tiempo. Por lo segundo, como quisiera demostrar aquí, se revela como un pensador reaccionario. Incluso cuando en determinado momento Arango sostiene que el sistema de plantaciones limita el desarrollo económico, su temor a una sublevación lo lleva a posponer indefinidamente cualquier proyecto abolicionista. Por paradoja, para Arango, el peligro de una revolución de esclavos es más acentuado con la abolición. Sería, como escribió «encender la hoguera que ardió en Santo Domingo». Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s