Jorge Peré: ·Letra del año·

¿Qué pensaríamos si, súbitamente, Wilfredo Prieto se convirtiera en un dandy nocturno, en el modelo de las fotos de Feal, en el mito de la azotea Roma? ¿Qué sucedería si Hamlet Lavastida, dejara de ser el oscuro y delirante Hamlet, para encajar en el perfil de, por ejemplo, Yornel Martínez? ¿Qué si Elvia Rosa Castro se viera como Luisa Campuzano, y comenzara a editar antologías de literatura clásica en detrimento de su descarga posgenérica en FB? O sea, lo que pongo es que la obra siempre comienza y acaba en lo somático, en esa apariencia engañosa, y a la vez real, que exportamos. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s