Carlos A. Aguilera: ·Lorenzo García Vega construye una cajita muy fea·

Lorenzo García Vega era “un no-escritor (…) que temía morirse sepultado en la mierda o, lo que es peor, abandonado en un Home. Un Home que para él tenía todo el tamaño de lo cubano y la revolución y Orígenes. El tamaño de la espantosa república. Con todo su lujo y sus maquinones y sus casonas de Miramar. Pero también, con sus tapujos, su moralina racial y sexual (moralina que la revolución convirtió en razón de estado) y los traumas familiares que él vinculaba a la política. Con ese “sucio rencor de las dos orillas”, tal y como dice en alguna de las casi 700 páginas de El cristal que se desdobla.” Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s