Erian Peña Pupo: ·Anežka Charvátová lee a Cabrera Infante·

https://www.elespectador.com/sites/default/files/19-3-2015-cb-4.jpg

Había chance de publicar algo de GCI en la segunda mitad de los 60, cuando se aflojó la censura, pero con la llegada de los tanques rusos en agosto de 1968 esto se terminó. Y nadie tuvo tiempo para traducir una obra tan compleja antes de la nueva vuelta de tuercas. Es una pena, porque en los 60 y en los 70, se publicaron en Checoslovaquia muchas novelas del boom: La ciudad y los perros (Mario Vargas Llosa) y La muerte de Artemio Cruz (Carlos Fuentes), en 1967; Rayuela (Julio Cortázar) y Cien años de soledad (Gabriel García Márquez), en 1971, entre otras; se sacaban miles de ejemplares y se vendían como pan caliente, no como ahora. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s