Rafael Rojas: ·Martí, la bandera, Yimit y Emma·

¿De qué sacralidad hablan? Sin duda de aquella que, de acuerdo con la ideología del Estado, hace de Martí un rígido pensador nacionalista revolucionario que habría avalado el establecimiento en Cuba de un régimen de partido comunista único, donde derechos básicos de una sociedad moderna, como la libertad de asociación y expresión, no están garantizados. La idea de que los símbolos nacionales no son interpelables, porque no admiten nuevos sentidos, parte del control absoluto sobre los mismos. José Martí o la bandera nacional de Cuba sólo pueden ser enarbolados por quienes respaldan al régimen cubano, ya que cualquier otra apropiación del símbolo, por un cineasta independiente o un líder opositor, es asumida como sacrilegio. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s