Ocultalit: ·Virgilio Piñera, el poeta cubano al que debemos canonizar·

Virgilio Piñera, lector empedernido de Proust, tuvo que dejar por sentada, en el poema que es embrión de toda su obra futura, la huella del autor de À la recherche du temps perdu. El autor elabora conforme avanza el poema, lo que Jesús Jambrina llama, una «metáfora del tiempo» con los cuatro momentos del día —madrugada, mediodía, crepúsculo y noche—. Con la madrugada, aún con la resaca que deja «el rastro luminoso de un sueño mal parido», da comienzo la monotonía, el carnaval del amanecer, el canto del gallo. «Es la hora terrible» que «empuja los caballos contra el fango», es el inicio de la repetida lucha agotadora, amparada por una taza de café. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s