Haroldo Dilla: ·Cuando la decencia obliga·

El accidente que acaba de ocurrir en Cuba es producto de la insensibilidad de la élite política postrevolucionaria, de la falta de controles democráticos sobre ella, de la inexistencia de transparencia y de una pobreza vergonzosa, no por culpa del bloqueo-embargo (como declaró impúdicamente el ministro de transporte), sino de la incapacidad de un estado esclerótico, más preocupado por perseguir cuentapropistas que por garantizar el bienestar social en una isla que se está despoblando. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s