Omar-Pascual Castillo: ·Apoteosis: de cómo hacer del placer y del placer de pintar, un credo… (o insinuaciones escritas sobre los divertimentos erótico-pictóricos en la obra de Ariel Cabrera)·

Para nuestra suerte en la obra de Cabrera Montejo, las fronteras insulares ya no son su corsé; y las arriendas insulares que realmente lo inspiran están cartografiadas en los bordes del Hudson neoyorquino de Manhattan. En este sentido, quizás, su diferencia (la de Ariel, con el resto de sus predecesores) radica en que a pesar de que el “sentido del humor” se ha mantenido como mecanismo de evasión de la censura y el totalitarismo intolerante o como sistema de distracción del mismo; en muchos casos el humor ha sido sólo una herramienta más, pero en el de Cabrera es “La Herramienta”. El humor es el argumental desde el que se construye toda su poética. O al menos, gran parte de ella. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s