María Cristina Fernández: ·Interviú a Manuel Pereira·

En el exilio no hay casa propia. Creo que millones estarán de acuerdo conmigo. Uno vive como el cangrejo ermitaño. Vista desde un satélite en órbita, nuestra diáspora semeja un gigantesco exoesqueleto muerto que se extiende desde Norteamérica y Canadá, pasando por Latinoamérica, hasta llegar a Europa, Madrid, Moscú… Acá afuera cambiamos de caracol con bastante frecuencia, todos los exiliados somos macaos. Por otra parte, no creo que sea mi fantasma el que deambula por esos rincones de La Habana Vieja sino el de mi madre, el de mi abuela y el de mi padre. Desde hace mucho tiempo soy un fantasma trotamundos desvaneciéndose en un mundo que es ancho, pero no tan ajeno. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s