Rafael Rojas: ·Gramsci en Langley·

En el momento de mayor calentamiento de la Guerra Fría, en los años sesenta, estos desencuentros entre los dineros y las ideas de las filantropías enemigas llegaron a extremos paradójicos. Pablo Neruda, figura central del comunismo intelectual en América Latina, artífice del estalinista Congreso Cultural Continental de Santiago de Chile en 1953, combatido por trotskistas y liberales, participó en una sonada reunión del Pen Club de Nueva York, en 1966, junto a Emir Rodríguez Monegal y Carlos Fuentes, en la que este último llamó a enterrar la Guerra Fría en la literatura. La colérica reacción del gobierno de Fidel Castro contra Neruda puso en evidencia que la Guerra Fría, en América Latina, había entrado en una fase de radicalización ideológica en la que no solo la socialdemocracia sino el propio comunismo prosoviético podían ser acusados de “cómplices” del imperialismo yanqui. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s