HTimes: ·Maneras de formar al hombre nuevo / 50 años de la UMAP·

Lo peor no era el trabajo fuerte o los insultos (…). Lo peor era la incomunicación con tus familiares (cero correspondencia hasta el primer pase que llegó a los cinco meses), con tus propios compañeros de infortunio. Tenías que estar solo, moverte solo, zambullirte solo en tu subconsciente. Si los soldados te veían conversando demasiado con algún compañero llegaba el regaño, la amenaza de las armas largas, de una corte militar. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s