Ricardo A. Pérez: ·El vacilón de ser piñeriano·

vp

Piñera es el gran deconstructor del hechizo dentro de la mentalidad literaria cubana del siglo XX. Hay que volver a mencionar su capacidad para producir ambientes empobrecidos y decadentes, su vocación para raspar las vísceras. En nuestra tradición, funcionó como el antídoto perfecto contra la falsa idea de la excelencia poética y contra lo que es más grave aún: la peligrosa idea de la teologización de la poesía. Piñera sobresale en su peculiar representación de lo onírico; una espléndida indefinición del relato que se suele arrastrar como un bulto, a través de la tensión y la gravedad que van provocando las cosas al ir entrando en el sueño. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s