Rafael Almanza: ·La obra plástica de Rolando Escardó & Severo Sarduy·

100_8297.jpg

Escardó no se consideraba un pintor, ni hay por qué atribuirle ahora una dignidad más allá de lo que intentara entonces. Pero es precisamente eso, el carácter de improvisación o de ejercicio lo que da a estas obras su valor primero: la abstracción era una fascinación compartida en Camagüey como en New York, en La Habana como en París, y un poeta sin un centavo, que pasaba hambre, la usaba para expresarse. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s