ElPaís: ·De Tropicana a los confines de la perestroika·

Mauricio Vicent sigue al bate: “El barco en el que salieron a pescar tenía fascinado a González —era un regalo del expresidente mexicano Luis Echeverría—, y se quejó del escándalo que le habían formado en España por navegar en el Azor, que no era ni la mitad de grande. “Es que eso no se hace, Felipe. Un yate de Franco se le vende a un magnate norteamericano por una tonelada de dólares, y después, por media tonelada te compras uno igualito a este”, fue la respuesta del comandante, recuerda Bryce Echenique en sus antimemorias Permiso para vivir.” Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s