Roberto Madrigal: ·Mirando atrás sin ira·

Los personajes son tan blanquinegrinos como la fotografía. La violencia social se muestra en unas manifestaciones estudiantiles, pero la familia las sufre solamente a nivel personal y lo sentimos a través de la visión de Cleo.Hay pequeñas cosas que no están a tono con el resto de la narración. La historia del drama personal de Cleo, que tiene un desenlace abrupto en la secuencia de la mueblería, huele un poco a telenovela barata, a pesar de que Cuarón lo trata con sobriedad y un mínimo de emocionalidad. El personaje del padre suena demasiado caricaturesco y no encaja bien tampoco en la narración. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s