Héctor Antón: ·Bailar sobre pelucas blancas·

“Cuando te digan maricón, te sacas la pingona esa que tienes ahí como la que tengo yo”, le aconseja Pedro a “El Yuli”, alias de un guerrero con que apodó al niño, para neutralizar la desesperanza del futuro bailarín. Una exageración burda, chocante, innecesaria. Los diálogos en esta película fluctúan entre lo sublime y lo ridículo, haciéndole guiños al peor realismo sucio que oscurece al cine cubano. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s