AOC: ·Flavio y los pecadores·

La pintura de Flavio es puro cinismo. Juega a ser complaciente para deconstruir lo que complacencia, en todos sus niveles de agudeza, es. Aún cuando nos seduce descaradamente no busca nuestra aceptación. Por el contrario, se pronuncia como deconstrucción de la tolerancia humana, como exploración de nuestra capacidad para “resistir” y “aceptar”; hace de lo sensible un metatexto de lo permisible. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s