Elvia Rosa Castro: ·Fluir del ácido a la flor / Pijamada·

Raptando claramente el sentido del ritual adolescente que debe haber tenido sus orígenes en una cofradía de jovencitas aburridas y sobreprotegidas, aquellos jóvenes decidieron acampar y convivir en el espacio de una galería, convirtiendo aquel lugar en organismo vivo, sobre todo tratándose de una galería olvidada de la periferia. Comer, bañarse, cantar y trasnochar son acciones que minan las oxidadas reglas de la disciplina burocrática imperantes –aún- en el mundo del arte. Y de paso llaman la atención sobre este. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s