Jorge Mata: ·Jesús de Armas, en el olimpo de los malditos·

“Una vez en Francia, decidimos pedir asilo político, pero antes de que lo hubiésemos hecho, alguien alertó traicioneramente a una periodista del diario Le Monde, que sin pedirnos autorización, publicó nuestra demanda de asilo a la OFPRA, convirtiendo nuestro caso en un problema diplomático”, relata Gilda Alfonso-Martín, esposa de González de Armas. Los hechos ocurrieron a principios de la década del 90 del siglo pasado. De más está decir que la filtración provocó que el Gobierno francés emitiera una notificación de expulsión en 1994 y la contraparte cubana depositara una pesada loza de olvido sobre la obra y figura de de Armas. No obstante, “en el último momento, recibimos la autorización para continuar viviendo en Francia”, dice Alfonso-Martín. De la parte cubana, a de Armas se le consideró persona no grata. El artista nunca más regresaría a la Isla. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s