Pedro M. González Reinoso: ·¡Qué vergüenza ajena esta intelectualidad rendida!·

No valen estas líneas para los “renombrados” que se han sumado a desacreditar con sus palabras —rastreras por sumisas, y oportunistas por descaradas— el soberano derecho a disentir que deberían tener a mano todos los cubanos, “a marcarse” dignamente ante la ruin autoridad intimidatoria, la que sufrimos ya por más de medio siglo en aras de perder aquel que aspiramos un día fuera principio innegociable y muestra del decoro. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s