Ernesto Hernández Busto: ·Elogio de la templanza (en época de redes sociales)·

En el mundo real, cuando uno detecta una opinión estúpida, absurda o simplemente vulgar lo más fácil es desviar la atención hacia otro sitio en vez de revolvernos la bilis: seguimos nuestro camino. En el mundo digital, en cambio, solemos cruzar con facilidad esa línea de prudencia —casi sin darnos cuenta. La pulsión más fuerte, la que casi siempre se impone, es provocada por algo que nos irrita. No ponemos el mismo empeño en la admiración, que más bien suele concitar la comodidad de lo tácito, mínimos gestos de coincidencia. ¿Por qué ese defecto humano “de fábrica”, por así decirlo, exacerbado en la inmediatez digital? Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s