Pedro M. González Reinoso: ·Los 35 años del Mejunje y el nuevo escenario cubano·

El Mejunje ha sido un sifón difusor del arte de cualquier parte y asiento de reunión espontánea de seres inclasificables (…). En 1992 abrió sus puertas a lo prohibido: el arte del transformismo con la Compañía Futuro, la que dirigía Alberto de Armas. Inicialmente censurado por un pueblo mayoritariamente homófobo y hasta por las autoridades, le tocó a Ramón batirse con ambos bandos, cediendo a veces a las presiones policiales y del asedio político que como militante del Partido Comunista de Cuba fuera objeto. Hubo varios años en que estuvo suspendido hacer transformismo en el lugar. Especialmente en los finales de los 90s y principios de los 2000, paradójicamente cuando la situación económica comenzaba a mejorar gracias a la ayuda petrolera y financiera proveniente del sur latinoamericano. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s