Carlos Espinosa: ·Fuera del juego: contra el secuestro de la historia·

Todo eso está recreado escénicamente a través de tres personajes: Heberto Padilla, Belkis Cuza Malé, quien era su esposa en aquellos años, y un tercero al que simplemente se le identifica como El Compañero que los atiende. Como su nombre ya sugiere, se trata de un personaje ficticio. No obstante, González Melo ha incorporado al mismo algunas pinceladas que remiten a personas reales. Así, por ejemplo, en el cuadro titulado “El buen consejero”, El Compañero se erige como Nicolás Guillén, entonces presidente de la UNEAC, quien afablemente intenta persuadir a Padilla de que retire su poemario del concurso. Y en otra escena, le comenta a este que se ha leído el libro y que va a escribir un artículo sobre él para la revista Verde Olivo. Eso alude a “Las provocaciones de Padilla”, aparecido en esa revista, órgano de las Fuerzas Armadas, y que Luis Pavón publicó bajo el seudónimo de Leopoldo Ávila. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s