Damaris Betancourt: ·Cincuenta y ocho sillas·

Sillas que hablan. Sillas que escuchan. Sillas que se parecen a sus dueños. Sillas que esperan y se duermen. Sillas que se cansan. Sillas que son y no son. Que llevan toda la vida en el mismo lugar y ya nadie las ve. Sillas que se mueren y resucitan y se van al infierno-silla. Sillas políticas y sillas demagógicas. En fin, sillas, sin nadie, solas, esperando quizá el otro momento-foto: las tremendas sillas de Damaris Betancourt. Enjoyyyyyyyyyyt 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s