Javier L. Mora: ·Rito Ramón Aroche o la tubería·

El proyecto del poeta es buscar el hedor de todo lo que no es fast delivery, todo lo que no es la imagen fácil-placentera en el poema. Lo que hace que la proyección de su “relato”, la validez de su marca textual, no se inscriba en la línea romántico-sentimental, ni en el exagerado melodrama común a un gran segmento de la poesía cubana contemporánea, sino en el “vaho de las cañerías”, en “el humo que viene de los basureros”, en “la zona este de las inundaciones”. De modo que lo que se lee en el texto no es la relatoría de un escolar enamorado de sí mismo, sino manchas de agua, incrustaciones, grafitis, diálogos seccionados a propósito, notas de lectura de una biblioteca saqueada por el filtro de la mente, que el poeta utiliza para explicar los símbolos que la realidad entrega, allí donde el ojo común pasa desapercibido. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s