Ernesto Santana: ·De un fanático de Rockefeller a un discípulo de Kruschov·

Las historias que cuentan los artistas son la historia, el pedazo de historia o la visión de un pedazo de ella, el llamado “acontecimiento histórico” que a veces no podemos describir racionalmente. Los artistas nos asoman a la pesada propaganda política de los setenta, al realismo socialista soviético puro y duro, al derrumbe de la utopía y a la censura cultural legalizada en Cuba treinta años después de eso. No es esta una interpretación, pero sí un collage de momentos, una descripción en varias dimensiones del socialismo como extraño libreto de palabras comprensibles cuya puesta en escena es una confusión de verbos vaciados, adjetivos contra natura y sujetos descolocados de sí mismos. El título, De un fanático de Rockefeller a un discípulo de Kruschov, se vuelve más comprensible con el subtítulo Historias contadas por artistas. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s