Leandro Estupiñán: ·El suicida de mayo·

Instalado en Cuba después del 59, para los lectores del magazín Lunes de Revolución fue muy útil este oficio suyo, pues presentó a los cubanos a autores como Miller, Koestler, Herman Broch o Tristán Tzara. Tal diversidad intelectual calaba en su propio pensamiento, permitiéndole reflexionar, dilucidar cuestiones que otros no lograban con su claridad. Guillermo Cabrera Infante, el director de Lunes, aseguró que algunas ediciones del magazín eran rescatables del olvido precisamente porque la firma de Calvert se encontraba impresa. De revisarlas, vemos que aun interesan sus ensayos o artículos cargados de una poesía vegetal, siempre abundante de aguaceros torrenciales, ambientes habaneros y toda clase de fantasmas. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s