Michael H. Miranda: ·Tres libros de un lector exiliado ·

De Cuba, lector de Monsieur Teste, entiende que el sostén de una escritura es desmenuzar, triturar la sintaxis, hacer del lenguaje algo más que mero alimento, pero corrobora las invenciones borgeanas: “Los hechos [para Valéry], solo valen como estimulantes del pensamiento: el pensamiento, para él, solo vale en cuanto lo podemos observar; la observación de esa observación también le interesa…” Es muy atractivo el juego de espejos y refracciones que De Cuba establece aquí, donde el que mira es mirado, donde el voyeur es apenas una trazada sombra desde la retina del otro. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s