Legna Rodríguez Iglesias: ·Umami Miami Restaurant·

De hecho, la Historia de Cuba en Miami y la Historia de Miami en Miami puede contarse a través de la comida: Había una vez unos hombres comiendo en un restaurante… Había una vez unos hombres afuera de un restaurante… Había una vez unos hombres pidiendo dos cortaditos… etcétera, etcétera. Un restaurante que es una ciudad que es una pasarela que es una carretera por donde desfila Cuba. En la Historia es importante la conspiración. En la Historia es importante comer. Comer bien. Darse banquete. Por mucho que el exilio te parezca poca cosa, por mucho que te adaptes cada día a cosas nuevas, como la sopa de caja, los risottos instantáneos, las carnes almidonadas, las cebollas sin olor, el arroz de coliflor, el maíz dulce, los paquetes de frutas congeladas, los pepinos encerados y tantos inventos más, hay un día en que necesitas aquellos sabores mansos o algo por el estilo. Porque nada sabe igual a lo que sabía antes. Nada tiene el mismo color. Nada llena la barriga. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s