Armando Valdés-Zamora: ·El cuerpo como memoria literaria cubana: Alejo Carpentier, José Lezama Lima y Virgilio Piñera·

El barroco ontológico otorga a Carpentier varias patentes de corso. En primer lugar lo exonera de las exigencias de una escritura de mimetismos ideológicos, no lo aleja demasiado del regocijo adánico de transcribir el Aquí natural de lo real maravilloso que sus contemporáneos latinoamericanos (re)bautizaron realismo mágico, y justifica el tono paródico y desacralizador de los mejores libros de estos años. Dicotomía porque, con la otra mano, y al mismo tiempo, escribe la epopeya de encargo que le exige la burocracia cultural de la cual forma parte, el intento fallido de la novela de la revolución cubana que es ‘La consagración de la primavera’. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s