María Cristina Fernández: ·Lilliam Moro, el Cordero de Dios y el plato de sopa·

¿Qué sería de nosotros si Lilliam Moro, con esas manos “qué poco han aprendido a retener/ en tantos años”, no nos dejara frente a nuestra puerta esta obra poética casi completa, para confortarnos en la hondura de las noches, en la soledad del día? ¿Cómo agradecerle que se haya sobrepuesto a tantos eventos , que no corroboraremos más que con su decir: sus “pequeñas desgracias, varios intentos de suicidio/ y un mal alcohólico” y haya seguido entregándonos sus palabras, “las traspasadas voces”? Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s