OLPL: ·Despedida sin duelo·

Fue un proselitista de las cuestiones de Estado cuando (y únicamente cuando) el Estado lo autorizó: un mediocre ministro de asuntos religiosos, una tuerca apretando la ecuación nacional para que nunca se solucione, una palanca purpurada en el grosero garrote de izquierdas que ha cauterizado a Cuba. Por lo que también fue una pieza integral del totalitarismo institucionalizado en la Isla y, como tal, contribuyó a su perpetuación a expensas de nuestra soberanía secuestrada constitucionalmente por los totalitarios. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s